Danza y Mantenimiento



 

DANZA

La música impulsa al cuerpo a moverse desde que somos bebés. Asimismo, es una expresión artística antiquísima y que forma parte de las tradiciones de todas las culturas del mundo.

La danza es capaz de expresar ideas y emociones por sí misma. Con la danza se seduce y se conoce a gente. La danza acerca a otras culturas. Además, constituye una práctica física de primer nivel. Sus efectos beneficiosos son muchísimos: se hace ejercicio cardiovascular, se eliminan grasas, se combate la obesidad, se mejora la coordinación y la agilidad, se fortalecen los músculos, se mejora la flexibilidad y la resistencia, se promueve la socialización y la desinhibición, se mejora la autoestima y la confianza y se combate el estrés y la depresión. Combate dolores articulares y osteoporosis. Lo más importante, tal vez, es que proporciona una posibilidad de relajación, de evasión del día a día y sobre todo de diversión.

El baile permite que el niño desarrolle el oído, el sentido del ritmo, la memoria (al tener que recordar series de movimientos), la expresión corporal y la aptitud espacial. Fomenta la socialización, la creatividad y desarrolla la inteligencia, especialmente el razonamiento abstracto –relación entre la música y el movimiento-. Además, bailar corrige trastornos posturales congénitos y es capaz de proporcionar estímulos que despierten una vocación que el niño pueda continuar desarrollando a lo largo de su vida.


 

MANTENIMIENTO

Las disciplinas asociadas al mantenimiento permiten estar en forma, en primer lugar. Pero también divertirse, quemar grasas, perder calorías y peso y eliminar toxinas. Puedes tonificar tus músculos además de fortalecerlos y elegir la intensidad del ejercicio físico disfrutando y divirtiéndote, relajarte, acercarte a tradiciones orientales… Saldrás de clase con menos estrés, con más elasticidad y firmeza corporal, mejorarás tu coordinación y tu postura y aliviarás posibles dolores musculares que puedas tener. Las disciplinas orientales, además, hacen que conectes con tu cuerpo y que lo conozcas y redescubras, buscando la armonía cuerpo-mente y la paz interior.